Mis libros


Las palabras son el antídoto…

Las palabras cambian nuestro mundo. Lo hacen más grande, más pequeño, más alegre, más triste. Son el material que usamos para pensar, para comunicar… Usamos palabras para amar y para sentir, para suplicar, para dar y recibir… Nuestro llanto son las palabras que no decimos o las que no conseguimos que nadie nos diga…

Estoy convencida de que somos las palabras que usamos, las palabras con las que nos definimos… Las etiquetas que nos han puesto durante nuestra vida y hemos decidido llevar colgadas sin rechistar ni cuestionárnoslas…

Somos las palabras con las que amamos, sentimos e incluso las que usamos para criticar a otros y que dejan huella en nosotros.

Por eso escribo, porque necesito soltar palabras y contar pequeñas historias. Para zarandear conciencias y remover mundos estáticos y tristes… Porque las palabras que no digo se me quedan dentro y se hacen cabañas. Porque a veces escribo palabras que otros podrán usar prestadas para expresar lo que sienten cuando no saben cómo decirlo … Porque las palabras cierran heridas y construyen puentes. Tengo muchas para ofrecer y cuando no las escribo se vuelven locas y me estallan en la conciencia…

Escribo porque hay mil historias pendientes y alguien las tiene que contar.

foto-chula-portada-amoEn noviembre de 2015 vi cumplido uno de mis grandes sueños, publicar un libro. “Amo la Imprudencia de mis palabras” es la culminación de meses y meses de trabajo escribiendo a ratos, con unas ganas inmensas de salir de mi escondite y mostrarme un poco más para superar miedos. Es un ejercicio de “desnudez emocional” casi integral, una herramienta para poder encontrarse con las palabras a través de unas reflexiones que considero imprudentes y necesarias. Mis palabras son imprudentes porque se atreven a decir eso que muchos pensamos y a veces callamos por temor, por un sentido del ridículo que nos lleva a vivir una vida que no nos satisface. Son imprudentes porque no se esconden y hablan a la cara, tocan el botón que nos activa y nos hace movernos y cambiar, porque nos remueven y zarandean… Amo su imprudencia porque se han atrevido a vivir como desean sin someterse a nada, buscando su libertad. Si quieres leerlas, son tuyas.

portada-cosas-final-jpgEn noviembre de 2016 llega “Cosas que debí decirte hace cien años” un libro de reflexiones aún más íntimo y supongo que atrevido. También bastante imprudente pero más directo, más evolucionado y con más conclusiones que pueden no ser aún definitivas porque estamos todos creciendo y aprendiendo a vivir como soñamos. Este libro es un baúl de todas aquellas cosas que me debía, que tenía contenidas en la garganta y no podía decir, a veces por vergüenza o timidez, otras porque aunque las sabía, no las había descubierto o afrontado. Si tú también tienes cosas pendientes por decirte, tal vez algunas de las mías te ayuden a sacarlas de su escondite.

Anuncios