Permítete fallar


No finjas. No te hace falta. Ya eres lo que necesitas ser. Cuando te empeñas en aparentar, los demás se pierden a esa persona real que hay en ti que es mucho más interesante que la máscara… ¿Por qué conformarse con una copia cuando el original es mucho más apasionante?

Ya sé que no es eso lo que ves por ahí y a un montón de personas parece que les funciona hinchar su ego. Que cada día, cuando llegas al trabajo, sientes que todos te piden que seas perfecto, que lo hagas todo más rápido, que seas más eficaz y no pares hasta ser el mejor… Pero mientras juegas a ser tipo duro, el mundo pierde a una persona sensible con capacidad de entender y empatizar… Mientras caminas a dos palmos del suelo para que nadie piense que eres fácil de pisar, se te escapan esos detalles que tal vez no suman para conseguir méritos pero que hacen sentir que llegas al fondo de las cosas y las personas y suponen tu excelencia personal…

No te hace falta ser otro, lo que eres es maravilloso y no tiene desperdicio… Pero mientras te ocultas tras ese traje de superhéroe, todos tus superpoderes de verdad, los que realmente cuentan para ti, se desvanecen, se pierden, se esfuman…

En realidad, nadie espera nada, no te preocupes… Tan sólo lo parece porque les dijiste que sí en demasiadas ocasiones cuando querías decir que no y les acostumbraste a una que vieran a alguien que en realidad no existe. Crees que te miran y te observan pero no es cierto, lo haces tú… El que espera algo de ti que no tiene sentido eres tú mismo, que no paras de presionarte y juzgarte sin sentido.

El listón que está por las nubes lo sujetas tú. La crítica más ruin es la que tú te haces… Los demás, te siguen el rollo y dan coba a tus manías, se ríen porque ven que te da miedo que se rían, te exigen porque saben que el terreno de la autoexigencia está abonado y mucho… Y como eso les va bien porque así evitan mirar en su interior un rato, porque allí también hay mucho trajín, se concentran en ti. Lo hacen porque les miras y les das permiso para meterse contigo con tu miedo a que lo hagan… Aunque ellos tienen tanto miedo como tú… 

Y mientras, sigues pidiéndote más, sin freno… Como si tu necesidad de demostrar fuera un saco sin fondo… ¿Hasta cuándo? ¿No te has fijado como otros dan menos y reciben más?

Y con esto no quiero decir que no des, hazlo, hasta dónde sientas que quieres, pero sin machacarte ni humillarte a ti mismo. Da porque gozas dando y aportando. Da porque sueñas con lo maravilloso que es lo que construyes… No esperes que lo vean porque tal vez no saben apreciar. Da porque eso te hace sentir vivo y crees que puede ayudar a otros.

Sé excelente para ti, no para los que esperan que les salves de nada ni los que buscan dejarte vacío para llenar sus bolsillos…

Ellos te piden porque no paras de dar incluso cuando no tiene sentido porque necesitas descansar… Te miran mal porque proyectan tu propia mirada sobre ti… Te ven como te ves y te valoran como te valoras tú a ti mismo… Y luego, te enfadas porque no te quieren, no te dan mérito ni te cuelgan medallas… No te dan lo que tú no crees que merezcas.

Los demás son un espejo cruel y ampliado de lo que tú ves en ti… 

No te dejan parar para tomar café porque tú no te permites parar nunca y no te dedicas tiempo. Te tratan como tú te tratas.

No busques culpables ni inventes estrategias que no sean para crecer y encontrar respuestas en ti…

Deja de ponerte metas asfixiantes, ponte objetivos que puedas amar y disfrutar, por grandes que sean, por lejos que parezcan. No importa el tamaño, importa la felicidad que te hacen sentir durante el camino… No busques sueños asequibles y grises, créalos a tu medida…

Y permítete.

Permítete de todo. Lo que te asuste, permítetelo más. Experimenta con todo y haz estallar por los aires cualquier dogma o creencia que te agobie o te amargue. Si te hace sentir encerrado, no vale la pena. Echa de tu vida lo que no te haga vivir intensamente… Encuéntralo, acéptalo y luego abre la puerta. Suelta, no te amarres a nada. No necesitas salvavidas ni barandillas, te sujetas tú mismo.

Duda, falla, fracasa, pierde. No pasa nada. No te ve nadie más que tú.

Rompe algo si hace falta. Cae si lo necesitas para ver que se puede caer y el mundo no se para…

Ya sé que pensar que no eres imprescindible asusta, pero a mí me parece maravilloso, porque eso te permite dejar de buscar una perfección insulsa y paralizante y gozar, sentir, entregarte a ser tú de verdad y amar cada instante de lo que haces y vives… Pide pista para innovar, para encontrar otras formas de ser y de hacer las cosas y darle la vuelta a todo lo que parecía intocable…

No eres imprescindible y eso te deja fluir y experimentar…

No eres imprescindible, pero eres extraordinario, fascinante, maravilloso… Eres lo que decidas porque ya no esperas respuestas de nadie, ya no te buscas en otros, ya no dependes de lo que crean que eres o puedes hacer… Ya no necesitas permiso para vacilar y equivocarte. No necesitas demostrar nada porque no eres ningún resultado sino un proceso apasionante… Todo lo bueno que puedes conseguir y encontrar en ti está por llegar…

Grita si quieres, si sientes que la garganta te quema… ¿Quién no grita alguna vez? Mientras sepas por qué y no lo hagas siempre, no escondas qué eres… No busques excusas para tus errores, los grandes los cometen, son básicos y necesarios, son la catapulta que buscas para llegar a ti… Respeta siempre, empezando por ti mismo.

Permítete llegar a tu esencia y deja tus metas sin sentido. Permítete fallar si hace falta para que te des cuenta de que no necesitas ser perfecto ni demostrar nada. 

El mejor de los planes es ser feliz.

Anuncios

2 thoughts on “Permítete fallar

  • Muy bueno Mercé! Cuánto le cuesta quererse al excesivamente perfeccionista…! Y es que el listón de exigencias lo marca él mismo…Qué importante poner límites y dedicarse tiempo para descansar. Qué importante saber fallar, como bien dices, sin ser tú mismo el más temible de tus detractores. Y qué importante es aprender a disfrutar del camino, sin necesidad de haber alcanzado la meta. Vivir el proyecto, sin necesidad de resultados. Qué importante es saber que nada sirve, si no es para ser feliz!!! Qué importante también, saber detectar en ti ese perfeccionista… GRACIAS POR HACERNOS PENSAR

    Me gusta

    • Gracias Natalia, sé de qué va el tema… Creo que, en el fondo, me lo grito a mí misma esperando poder escucharme y permitirme… permitirme de todo y porque espero que pueda ser útil a otros en la misma situación 🙂 gracias a ti!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s