Los 7 segundos que marcan la diferencia


7 segundos… Ese el tiempo del que disponemos para impactar en los demás la primera vez que nos ven… ¿Poco tiempo? cierto, por ello vale la pena aprovecharlo y atinar… Conocernos lo suficiente como para saber qué mensaje estamos dando a los demás sobre actitud, aptitud y valores. Descubrir si la imagen que damos es la que realmente nos define o si por el contrario estamos proyectando ante los demás un sucedáneo de nosotros…

A veces, los nervios por estar inseguros se confunden con falta de sinceridad y la coraza que nos ponemos por temor a no dar la talla parece arrogancia. Cada uno de nuestros gestos tiene varias lecturas y posibilidades que en ese corto lapso de tiempo pueden ser malinterpretadas…

Cuando nos encontramos con alguien,  tenemos sólo esos 7 segundos para mostrar nuestra mejor cara y conseguir una buena impresión. 7 segundos para mostrar con nuestra postura corporal, nuestra mirada, nuestros gestos y el tono de nuestra voz que merecemos ser escuchados… En ese tiempo tan corto, los demás se hacen una idea de si somos interesantes, si parecemos inteligentes, educados, aseados, si somos de fiar… Si compartimos con ellos gustos, aficiones y clase social… Todo tiene un sentido, hace millones de años, en esos 7 segundos debíamos decidir si el ser que había ante nosotros era un peligro o un posible aliado. El tiempo justo para evaluar la situación y salir corriendo o atacar ¿Injusto? Puede, porque ya no somos cavernícolas y podemos permitirnos ser un poco más sofisticados, pero las primeras impresiones son difíciles de borrar y vale la pena invertir en ellas. Luego, tu trabajo diario y tu talento ya hablarán por ti… Aunque mientras, está bien prepararte para esos 7 segundos… Levantar la cabeza, mirar a los ojos, dar un buen apretón de manos, andar seguro, sentarse con la sonrisa puesta y una posición corporal que transmita que eres honesto, seguro, digno de confianza y que tienes muchas ganas de empezar a trabajar. No se trata de fingir, se trata de conocer y poder decidir qué juega a nuestro favor y qué no.

No te preocupes, no es un sprint, es una carrera de fondo, en realidad, que se acaba trasladando a tu forma de ser y estar en todo lo que haces.

No se trata de preparase para el examen y luego pasar de todo, se trata de encontrar la coherencia, de trabajar en ti y ser tú mismo.

No es tampoco cuestión de agobiarse, se trata de conocerse y escoger, tomar decisiones y tal vez, al final, seguir haciéndolo de la misma forma si consideras que es adecuada, te define o es tan tuya que al final compensa.

Siempre estamos comunicando. Cuando entramos en el despacho en el que nos van a hacer una entrevista de trabajo (esa entrevista que estamos peleando por conseguir desde hace siglos), cuando exponemos nuestro proyecto en público, cuando caminamos por el pasillo a buscar un café a la máquina en un descanso… Comunicamos incluso cuando no queremos comunicar nada. No somos conscientes del impacto que tienen en nuestra vida tanto personal como laboral cada uno de nuestros gestos y palabras. Cada día, al levantarnos, con cada elección estamos construyendo nuestra marca, nuestra estrategia, nuestro presente, nuestro futuro.

A veces, somos el único que no se entera de una promoción en el trabajo. El que se queda a las puertas de su sueño, en que siempre se acerca a la meta y nunca llega. Tenemos talento, experiencia, ganas de aprender y conocer, ganas de trabajar… ¿Por qué no lo ve nadie? ¿somos invisibles? ¿por qué nadie se da cuenta de que somos ideales para el puesto si cumplimos todos los requisitos?

La respuesta está en nosotros mismos. Sabemos que merecemos lo mejor pero  hasta el momento hemos sido incapaces de mostrarlo. Nuestra forma de comunicarnos y la imagen que damos nos etiqueta, nos condiciona, nos limita. Hasta que no seamos capaces de dar a conocer nuestro talento y mostrar esa persona que llevamos dentro, no conocerán nuestro potencial.

Si andamos por ahí con la cabeza baja, nos cruzamos de brazos y miramos al suelo no estamos dando la imagen de una persona abierta y dispuesta a aprender, a colaborar, a trabajar. No damos la imagen de una persona segura y fiable que no tiene nada que esconder.

Si estás acostumbrado a fruncir el ceño, tal vez lo haces muchas más veces de las que imaginas y eso da una imagen de persona siempre enfadada con la que no es agradable compartir momentos…

Si estás incómodo, quizás tu cuerpo muestra siempre que está esperando para irse o salir de la sala, en sentido contrario a quién te está hablando, y eso hace que esa persona crea que no te interesa lo que dice…

¿Qué comunicas con tu cuerpo?

Si no comunicamos con nuestra presencia que somos hábiles y eficaces,  y brillemos como merecemos no conseguiremos que nos visualicen de esa forma.

Si queremos llegar a la meta debemos ser como las personas que llegan a la meta. Convertirnos en nuestra mejor versión y comunicarla.

Siempre estamos comunicando. A veces, a nuestro favor y otras en contra. Si no comunicas lo bueno que eres, estás comunicando que no eres bueno, que eres mediocre, que te faltan ganas…

Por ello, es útil descubrir qué dicen nuestros gestos y aprender a descifrar los gestos de los demás. Darnos cuenta de qué lenguaje corporal usamos, qué dicen nuestros ojos, nuestras muecas y qué estamos diciendo de nosotros mismos cada instante. Vale la pena hacer el ejercicio ante el espejo y entender qué mensaje estamos dando…

A veces, tenemos un poderoso enemigo dentro de nosotros que nos pone la zancadilla y nos hace mostrar una cara que nos es la nuestra porque somos incapaces de vencer miedos y gestionar emociones. Nos construimos muros alrededor y nos ponemos una máscara que nada tiene que ver con nosotros. Merece la pena aprender a comunicar. Aprender a vender nuestro talento, ponernos en valor.

Y conseguir que esos 7 segundos digan que somos auténticos. Que somos lo que realmente somos y no una versión arisca y asustada de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s